Luzius: Capítulo 4

Cuarto capítulo de Luzius.

Este es cortito, así que disfrutad una vez más de la historia y de las imágenes del Story para el guión cinematográfico de Santiago García-Clairac.

 

CAPÍTULO 4

luzius_logo

   Cap- 4x01Luzius tenía frente a sí la casa de sus sueños. Un palacio inmenso y de cuento que antes era un pozo de depresión, suciedad y ruina.

Junto a la pared de la entrada en una mesilla de mármol con patas de ébano que se soportaban sobre unas patas de león de oro, un teléfono victoriano sonó.

Cap- 4x02

“¿Diga?” contestó Luzius preguntándose si debería haberlo hecho. Al fin y al cabo aquella no parecía su casa.

Al otro lado del auricular contestó una voz femenina con acento escocés y humor alemán, pero alemán de la época nazi, cuando las bromas costaban vidas.

“Señor Finend, ¿qué demonios hace en casa? ¿Por qué no ha venido a trabajar hoy?”

La mano derecha de Luzius realizó un arco ascendente con gran velocidad desde el punto más extendido de su brazo hasta su frente con un sonoro plas, seguido de un rápido frote para aliviar el dolor y el picor que produjo el golpe.

‘Dios, ahora sí que estoy muerto’, pensó Luzius.

“Lo siento señorita Morgan. Pero un hombre se ha suicidado y…” contestó rápidamente.

“Me importa un comino”, le interrumpió la mujer. “Le pago para no tener que oír a patéticos seres humanos como usted contando lo triste que es su vida. Y hoy no le he visto aquí para atender el teléfono. No quiero excusas, no quiero retrasos. Tiene una montaña de papeles sobre su mesa esperándole. Si se tiene que quedar toda la noche se queda, si tiene que quedarse sin dormir se queda sin dormir…”, Luzius tenía que alejar el auricular de su oreja, porque cuando los ruidos pasan de ciertos decibelios era mejor tomar precauciones. Uno no sobrevivía a un suicidio para quedar sordo poco después, “… por mí como si se queda frito encima de la mesa, pero tenga el trabajo hecho para mañana.”

Pero tampoco se sobrevivía a un suicidio para que te echaran la bronca por faltar al trabajo. Era de mal gusto y suele enfadar a la gente. Así, que es de entender que Luzius terminase por perder la poca paciencia que le quedaba y acabase gritando.

Cap- 4x03

“¡Muérase Morgan! ¡Muérase usted y todos los de esa puta oficina de mierda! ¡Estoy harto de este trabajo, por el que me pagan una miseria! ¡Métaselo por donde le quepa!”

Luzius tiró el auricular al suelo con fuerza. El teléfono quedó allí, partido por la mitad aún unido por los cables. Y aun así Luzius siguió gritando: “¡¿Qué?! ¿No tiene nada que decir?”

El teléfono siguió igual, inmóvil, roto, en silencio, muerto.

O no tanto. Porque de repente una voz diferente, pero no desconocida, escapó del auricular destrozado.

“Luzius. Luzius, ¿eres tú?”

En ese momento Luzius giró la cabeza y miró extrañado el teléfono.

“¿John?” preguntó al aire.

Se arrodilló en el suelo. Con una mano cogió la parte del auricular para escuchar y con la otra trató de unir las dos partes acercándoselo a la boca para poder hablar.

“John. ¿John, eres tú?”

“Dios Luzius. ¿Qué has hecho?”, escuchó al otro lado del teléfono.

Cap- 4x04

luzius_logo invertido

¿Te ha gustado ha gustado lo suficiente como para no querer esperar a la semana que viene?

Eso tiene fácil solución:

COMPRA LUZIUS AQUÍ

Y no esperes más.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s