Luzius: Capítulo 9

Noveno capítulo de Luzius. ¡EL APOCALIPSIS! Muchacho esto tiene que ser serio. Y no te lo puedes perder, porque te quedan solo dos capítulos más para un final que no te puedes ni imaginar.. Y, cómo no, lo volvemos a hacer con estupendas imágenes del Story para el guión cinematográfico de Santiago García-Clairac.

 

CAPÍTULO 9

luzius_logo

La sala de reuniones del Vaticano estaba repleta. El Papa se encontraba al fondo con un báculo dorado. En medio de la sala no había nada, sólo una alfombra enorme de decoración barroca. La curia estaba reunida en asientos de madera y terciopelo rojo pegados a la pared, como si se tratara de un orfeón en una iglesia. Los obispos y cardenales hablaban unos con otros como en el patio de un colegio. Ancianos, doctos y eruditos reunidos como niños en el parvulario.

Cap- 9x01Un obispo entró rápidamente por la puerta. Corrió sabedor de que llegaba tarde y de que podía ser reprendido por su falta de diligencia. Pero había tal tumulto que prácticamente nadie parecía darse cuenta hasta que llegó frente al Santo Padre.

“Siento llegar tarde Santidad”, se disculpó.

El Papa le miró con cara de indiferencia con las manos tapándose la boca para evitar hacer ningún comentario. Gabriel a su lado, de pie, se inclinó para hablarle al oído.

“Ya podemos empezar: Estamos todos”.

El báculo golpeó con fuerza tres veces el suelo, lo que hizo que toda la curia

dejase de hablar y volviese su atención hacia la cabeza de la Iglesia. Su Santidad se puso en pie y se sostuvo sobre el báculo dorado.

“Hermanos, os he pedido que acudieseis hoy a esta audiencia excepcional por una razón. Todo por lo que hemos estado trabajando durante milenios se acaba hoy mismo”.

“¿Cómo?”

“¿De qué está hablando?”

“No puede ser”.

El báculo volvió a golpear dos veces el suelo y se hizo el silencio.

“Ayer vino el Creador a verme”, continuó Su Santidad.

“Es imposible”.

“Después de tanto tiempo”.

“No puedo creérmelo”.

Nuevamente el báculo sonó una vez más pero más fuerte que las otras.

Cap- 9x02

“Es tan cierto como que me comunicó que hoy todo acabarí

a”, prosiguió. “Esta tarde a las 8 y 27 presenciaremos el fin del mundo”.

Antes de que el murmullo volviese a reinar en la sala, el Santo

Padre hizo un ademán de volver a golpear el suelo para imponer orden. Y surtió el efecto deseado. Nadie abrió la boca, todos se miraron pero nadie habló.

Uno de los cardenales se levantó y se dirigió al Santo Padre: “Está seguro de haber interpretado bien sus palabras”.

El Papa se volvió a sentar más cansado por la ineptitud de su curia que por el esfuerzo físico al que le sometían.

“’Mañana a las 8 y 27 el mundo desaparecerá’. Son sus palabras exactas. ¿Cómo lo interpretas tú?”

Un nuevo cardenal se levantó para preguntar mientras dirigía su mirada a un reloj enorme de péndulo dorado con filigranas plateadas que marcaba la hora.

Eran las:

15:25:00

 

“Y qué vamos a hacer Santidad”.

“Esperar. Esperar a que todo se acabe. Ni más ni menos”, contestó el Papa.

 

05:02:00

luzius_logo invertido

¿Te ha gustado lo suficiente como para no querer esperar a la semana que viene?

Eso tiene fácil solución:

COMPRA LUZIUS AQUÍ

Y no esperes más.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s